Los Cuartos de Final son buen pretexto para que retomemos esta querida sección donde veremos a los responsables, para bien o para mal, de que ciertos equipos hayan avanzado a las semifinales.

Empecemos con el recuento de los corazones rotos y felices.

Héroes

Carlos González y Felipe Mora

Estamos ante un par de héroes anónimos, y no porque no sepamos de la capacidad del paraguayo y chileno, que durante la campaña mantuvieron a Pumas en lo alto de la tabla, sino porque pocos -me incluyo- esperábamos que los universitarios se impusieran a Tigres, y vaya que lo hicieron con autoridad, y de la mano de sus dos delanteros.

De entrada, Mora dio el primer aviso en la Sultana, y en la vuelta fue el detonador de la vorágine de goles universitarios. Desde la otra banda, Carlos González supo ser goleador y segundo “9” clavando goles y asistiendo a sus compañeros.

Paul Aguilar

Cuando el Ame aún estaba arrasando al Toluca, hasta Paul Aguilar aprovechó la inercia para sacar un zapatazo que entre desvíos y a través de muchas humanidades, terminó colándose en la portería de Talavera. En ese momento, parecía que era el gol que daba la tranquilidad para los de Herrera, sin embargo, terminó siendo el que les dio el pase a la siguiente ronda, con todo y baile horrible.

Rogelio Funes Mori

Cuando parecía que Rayados se iba a ir en blanco en casa, apareció Rogelio con una genialidad tremenda, que para mi ya es mejor gol del torneo, alzándose por los aires y mojando de chilena la ventaja que permitió manejar el partido en el Corona y así nunca estar en peligro real de quedar fuera. Y para coronar la noche, se despachó con otro pepino que coronó el pase rayado.

Villanos

Jonathan Orozco

Santos se cansó de fallar al frente en su propio estadio, incluso teniendo a uno de los mejores goleadores del torneo, aún así, seguían con vida, hasta que aquel que no tenía permitido errar, lo hizo. Si bien el remate de Nico Sánchez fue provocado por distracciones defensivas, la verdad no llevaba nada del otro mundo, pero no sé qué le pasó a Jona que no supo desviar el esférico y terminó incrustándose, dejando en el piso a su equipo.

Rodrigo Salinas

Justo cuando la casa se le venía encima a Toluca, viene Rodrigo Salinas y la termina de tirar encima con su expulsión ridícula. Si bien los de Cristante resurgieron de sus cenizas, fue muy tarde. No me quiero ni imaginar qué hubiera pasado si jugaban con equipo completo, es probable que hoy estuvieran celebrando una remontada épica.

Eduardo Vargas

El villano mayor del fin de semana no puede ser otro. Eduardo Vargas tuvo todo para firmar el pase de Tigres a la siguiente ronda, si bien no era fácil la definición, había muchos defensores de Pumas, pero un jugador con la experiencia internacional como la del chileno tenía todo para darle la estocada final a los felinos, quienes terminaron creciéndose y devoraron a los regios.

Veremos qué consecuencias tiene dicha falla en el próximo torneo.