Se nos acaba la Liguilla, por suerte, se acaba antes de las festividades, no como el año pasado, aunque aún así no nos libraremos de tener fútbol en aquellas fechas.

Por lo pronto, tenemos la final soñada, los dos mejores equipos nos prometen una final de antología, ojalá así sea. Pero eso ya será análisis de otro tema, por lo pronto, vámonos con lo que nos dejó la serie de semifinales.

Héroe: Ricardo Ferretti

Para que los que lo odian se retuerzan, el Tuca está nuevamente en otra final. Y es que no es para menos, Ferretti ya enlazó tres finales consecutivas, la verdad, yo no recuerdo otro DT que tenga un desempeño como el del brasileño, que ya es más mexicano que los frijoles.

Si las pierde o las gana, ya son cosas del fútbol, pero no cabe duda que la disciplina y táctica del Tuca son lo de hoy y amenaza con ser el quita risas del sueño dorado de rayados.

Por lo pronto, el héroe que lleva a Tigres a lo más alto, no es otro que mi Tuca Ferretti. Ahora sí, ¡ódienlo más!

Héroe: Rogelio Funes Mori

Semana tras semana, el delantero argentino se roba los titulares, y hasta el momento, está haciendo historia con su cuota goleadora en Liguilla. Con el reciente hat-trick, Rogelio ya suma seis anotaciones y amenaza con alcanzar los máximos anotadores de la historia en Liguillas, claro, adelante está Tigres y su defensiva, pero no sería descabellado que se destape con otros tres goles, digo, tiene dos partidos para lograrlo.

Por lo pronto, Funes Mori está imparable, y pinta para ser el MVP de la temporada, a ver si se completa la premisa

Villano: Raúl Ruidíaz

De por si, el hecho de llegar perdiendo, ante el mejor local en la semifinal de vuelta ya era malo, recibir la estocada al minuto 10 era casi la muerte, pero nada de eso, lo peor estaba por venir, ya que Morelia terminó volviéndose un concierto de errores que mató la serie.

Si bien Ruidíaz -héroe habitual del equipo- no fue el principal responsable de la eliminación, sí fue aquel que le puso la última estocada a Monarcas, ya que de haber conseguido marcar ese penal, su equipo no habría bajado los brazos tan temprano en el juego.

Ni modo, así es la vida del delantero, un día estás en la cima, otro te toca cargar con la pena.

Villanos: Ataque americanista

Y cómo no meter a toda la ofensiva americanista en este rubro, la realidad es que arrastraron el prestigio, no sólo ante Tigres, sino en toda la Liguilla. Yo la verdad no recuerdo un equipo que se haya ido en blanco durante los cuatro partidos que estuvieron vivos, es más, ni la tristes Chivas que ganaron de rebote la temporada pasada, era tan ineficaces. Así no se puede.

Peralta, Darwin, Silvio, Lainez, la decepción de Domínguez que ya ni lo convocaron, entre otros, deberían ser sinónimo de contundencia, pero nada, el equipo se vino abajo desde el clásico y concluyó con una eliminación fría y sin alma. Año para el olvido en Coapa.