Futbol Internacional

¿El niño, Cesc, o alguien más?

¿El niño, Cesc, o alguien más?
Usa las ← → (flechas) para navegar

España está dentro de la final de la Eurocopa, y está cerca de hacer historia. De concretarse una victoria, sería el primer equipo en ganar tres torneos grandes de forma consecutiva, Euro-Mundial-Euro.

Si bien es cierto que “la furia” no ha mostrado ese nivel que lo caracteriza, con una posesión suprema que sofoca a los rivales, sigue estando por encima de los demás combinados, y aún podemos llamarle “la mejor selección del mundo”. La expectativa de los aficionados de “la roja” es sumamente elevada, por lo que cualquier baja en el rendimiento, por más mínima que sea, genera nerviosismo en los aficionados españoles. Bien lo dijo del Bosque, “la expectativa ahora es tan grande, que no ser campeones nos sabe a poco”.

El cuestionamiento para del Bosque creo que surge en la punta de lanza del equipo, ya que en el medio campo están jugando los indicados. Los cuestionamientos a Silva, carecen de argumentos lógicos para ser tomados en cuenta.

¿Quién debe de ser el hombre más adelantado de la selección española? Creo que depende mucho del rival en turno. De entrada, creo que deberíamos descartar a Negredo, quien demostró no estar familiarizado con el estilo de juego de toque rápido de “la roja”. Negredo es un jugador más estático, quien posee una gran presencia de área y una envidiable retención de pelota. Sin embargo, España no se siente cómoda cuando la pelota no está en movimiento, y le gusta penetrar a base de paredes, y no de un centro al interior del área para ser aprovechado por el centro delantero. Creo que Fernando Llorente era más indicado para buscar alternancia para Cesc y el Niño Torres.

El niño Torres, es un jugador con mucha movilidad, capaz de generar innumerables espacios al frente. Esto beneficia a jugadores como Iniesta y Silva, ya que al alargar la cancha al frente, se generan espacios a la espalda de los contenciones del rival, mismos que siempre son aprovechados por los medios ofensivos.

Si hablamos de Fábregas, es un jugador mucho más acoplado al estilo de los mediocampistas, ya que en realidad, “él es un mediocampista”. La estrategia de del Bosque al ponerlo al frente, está basada en que sus hombres creativos encuentren un socio más al tratar de penetrar la defensa rival en base a paredes y toques de primera intención.

Creo que si el rival en turno es cauteloso, y espera a “la furia”, es conveniente tener a Fábregas liderando el ataque, ya que es la circulación constante la que va a provocar que en algún momento del partido se abran los espacios. Cuando un rival decide apretar a España en la salida, como lo hizo Portugal, es más conveniente tener a Torres en el campo, para alargar la cancha y tratar de buscar un trazo largo, explotando la velocidad del niño, y generando incertidumbre en el rival.

La gran incógnita surge cuando enfrentas a un rival que a lo largo de la historia ha impuesto un estilo, el catenaccio, pero que hoy en día ha demostrado tener otros intereses. ¿Jugar con dos figuras al frente? Es algo que no se ha visto antes.

Es un futbol más abierto el que ha llevado a Italia a competir en estas instancias, y aun teniendo a la posible selección más grande de la historia enfrente, no creo que traicionen ese nuevo estilo que los llevó a la final. Del Bosque piensa lo mismo, y recargará su poder ofensivo en Fernando “el niño” Torres.

Fernando Julien

Twitter: @guerojulien

Usa las ← → (flechas) para navegar

Futbol Internacional
@@guerojulien

Exjugador profesional de futbol- América y Jaguares de Chiapas/ Amante de los deportes y especialista en análisis primordialmente del balompié

Más en Futbol Internacional

Condenados al descenso en Inglaterra

David Montbèliard17 agosto, 2017

Los hombres-gol de la Premier League

Eduardo Orozco17 agosto, 2017

Hay magia en la “10” del PSG

David Montbèliard16 agosto, 2017

Paulinho. ¿Acierto o fracaso a la vista?

David Montbèliard15 agosto, 2017

Gigantes en peligro en la previa de Champions

David Montbèliard15 agosto, 2017

Héroes y Villanos Jornada 4: ¡Nico está imparable!

David Montbèliard14 agosto, 2017