Tenemos el gusto y el orgullo de decir que hay muchos jugadores mexicanos militando en el viejo continente, donde está el mejor futbol del mundo, no por nada se dice que esta es la mejor generación de la historia (sin quinto partido y con una bestial goleada contra Chile). En fin, no cabe duda que el tener compatriotas en las mejores ligas del mundo será interesante aunque no siempre les vaya como quisiéramos.

Diego Reyes y Marco Fabián pertenecen a este selecto grupo de futbolistas mediáticos, talentosos y jóvenes (aunque tengan 25 y 29 años por alguna razón muchos los ven como jóvenes que explotarán en cualquier momento). Sin embargo no han podido afianzarse ni ser importantes en ningún equipo; el futuro luce incierto para este par y conforme pasa el tiempo parece que sus opciones se reducen.

Diego Reyes

Diego Reyes fue el primero en emigrar, desde 2013 llegó al Porto donde comenzó a tener minutos poco a poco entrando de cambio, lamentablemente nunca pudo convencer a ningún entrenador que haya pasado por el equipo.

Tras su casi nula participación, en 2015 llega a la Real Sociedad sin opción a compra; después fue a préstamo al Espanyol, y tras terminar su préstamo, regresó al Porto.

Normalmente se espera que un jugador joven que llega a un equipo como Porto se haga de la titularidad, sea importante en el cuadro y si sobresale lo suficiente, lo buscará un mejor equipo. A veces (como Héctor Herrera) sólo les alcanza para ser titulares en el equipo y ya, pero Reyes no pudo lograr ni eso.

Sobre las posibilidades del jugador, se ve difícil que salga a una liga más competitiva y si lo hace, en determinado caso tal vez iría a un equipo recién ascendido como pasó con Raúl Jiménez. La única forma en la que Reyes podría ser parte de un equipo protagonista, es que vaya a una liga de aún menor nivel que la Primeira Liga o la Eredivisie.

Y tal situación parece ser una verdadera posibilidad, ya han aparecido versiones y rumores (no rumores de fantasía como que Ochoa al Liverpool) que lo sitúan en la liga de Turquía, específicamente equipos como el Fenerbache.

No obstante, recordemos que Diego Reyes estuvo en las instalaciones del América a principios de julio entrenando ya que es definitivo que no entra en planes del Porto y esa también podría ser una posibilidad, que regrese al equipo que lo vio nacer.

Marco Fabián

Marco Fabián está en el Frankfurt desde 2016, tiene 44 partidos de liga desde que llegó y la infame cantidad de siete goles. Es verdad que a diferencia de Reyes, ha tenido menos tiempo para mostrarse y sólo ha tenido la oportunidad en un solo equipo. Sin embargo ya tiene 29 años y se hace más difícil que un equipo se interese en él y todavía más difícil que piensen cual aficionado mexicano “de seguro da el estirón en cualquier momento”.

Hay que aclarar que no es que le caiga mal al entrenador, no es que lo traten mal porque sea mexicano, como se llegó a decir con Nico Kovac, su anterior entrenador. Adolf Hutter, técnico actual del Frankfurt, lo dejó más que claro, indicó que tenía un gran equipo, por lo que se reduciría la plantilla y por lo tanto Marco no entraba en planes. Prácticamente lo echó teniendo un año más de contrato.

Con Fabián ya no se puede usar el mismo discurso de hace años cuando estaba en Chivas o en Cruz Azul, que era “un jugador diferente” y que debía dar el salto de calidad. Tiene 29 años y el salto de calidad ya no lo dio, ahora el tema de discusión es en dónde podría jugar. Por supuesto, después de no poder rendir en un equipo de la zona baja de Alemania, también suena lógico que vaya a Turquía, específicamente suena el equipo del Besiktas.

Aunque al igual que Diego Reyes, regresar a su equipo de origen no sería mala idea, durante la semana pasada; Amaury Vergara declaró que le gustaría que Marco regresara a Chivas ¿y por qué no? De jugar en Chivas a jugar en Turquía, creo que la liga mexicana sigue siendo mejor. Incluso podría ser atractivo jugar el Mundial de clubes con Guadalajara. El asunto es que puedan pagarle su sueldo, pero eso ya es otro tema.

Conclusión

Para que nos sigamos llenando la boca diciendo que hay muchos mexicanos en Europa… juegan muy poquitos. Tanto Marco Fabián como Reyes no tienen mercado en Europa -y si me apuran meto a Alanís-. Y es muy loable que quieran seguir haciendo una carrera en el viejo continente, y de ser así, la liga turca parecer ser la única opción real, sin embargo, estarán en una liga de inferior calidad a la MX.

También regresar a México es una opción ideal para los dos, serían titulares tanto en América como el Guadalajara y serían figuras mediáticas. El problema es que México tiene un límite, el 2 de septiembre. Si estos equipos de verdad quieren repatriarlos que se apuren.

Y siempre está el destino que se ha vuelto un clásico para jugadores que quieren cobrar sin jugar: la MLS. Aunque esta opción es la que menos ha sonado, en mi muy particular opinión, sería la óptima para dos eternas promesas de la larga lista de eternas promesas de México.