El partido contra el Celta fue bastante doloroso para el Barcelona, donde a pesar de contar con casi todas sus “figuras” terminó goleado, casi de inmediato vino el duelo ante Las Palmas, donde parecía ser el mejor momento para regresar a lo que tantas alegrías les dio el año pasado, el juego en conjunto y sin presiones, sin embargo, el destino tenía preparado otro sinsabor.

Muchas veces el futbol es de suerte y hemos visto cómo un balón que no lleva dirección es desviado por un contrario para llegar hasta el fondo de la portería o un disparo sin portero se desvía de la forma mas inexplicable posible, esa suerte que el año pasado acompaño al Barcelona parece darle la espalda en un momento en el que el equipo no muestra la mejor versión de si mismo, es decir, en peor momento no podía abandonarlos y esa mala suerte se hizo presente en forma de lesión y qué peor forma que tocar a la máxima estrella del balompié mundial, al jugador que ha roto un sin fin de récords, a ese en el que gira todo el entorno blaugrana, quien más sino Lionel Messi.

Una lesión que lo alejará de los campos de juego durante 2 o 3 meses y que tendrá en sus compañeros a sus mejores aliados o peores verdugos, ya que deberán defender la playera en su ausencia y entregar buenas cuentas a su regreso para poder aspirar a revalidar los títulos obligados.

Así que veremos cómo puede recibir Messi al equipo tras su regreso porque no solo está en juego la Liga si no la Champions, la Copa del Rey y la preparación para el Mundial de Clubes.