Un par de semanas atrás el Manchester United se enfilaba a tener una temporada desastrosa. Su derrota de 3-1 ante el Liverpool -el 16 de diciembre- lo alejaba no solo de un improbable título de liga, sino incluso de los lugares que clasifican a competiciones europeas.

Por si los resultados no hablaran por sí solos, los entonces dirigidos por José Mourinho practicaban un juego deslucido y poco efectivo, habiendo marcado apenas 29 goles en 17 partidos.

Eso sin contar los múltiples problemas al interior del vestidor, que tenían a Paul Pogba como el principal -pero no único- protagonista de una relación tóxica entre cuerpo técnico y jugadores.

Fue en este desolador panorama en el que los altos mandos de los Red Devils tomaron la decisión de destituir al técnico portugués y nombrar como entrenador temporal al antiguo jugador del equipo Ole Gunnar Solskjær.

Para sorpresa de muchos, en sus primeros cuatro juegos al frente del cuadro de Old Trafford, el estratega noruego ha encabezado un sorprendente repunte. ¿Cuáles son las claves de este resurgir? A continuación las desmenuzaremos:

1. Ole Gunnar Solskjær

La llegada del antiguo ariete goleador al banquillo de los Diablos Rojos parece haberle dado un respiro rejuvenecedor a los jugadores, quienes parecen correr más, jugar mejor y lo que es más evidente: sonreír durante los partidos.

El efecto de su llegada se ha dejado ver no solo en las cuatro victorias de cuatro posibles, sino en la cantidad de goles anotados: 14.

Con estas cuatro victorias, Solskjær ya hizo historia, pues se convirtió en el primer técnico del United en ganar sus primeros cuatro juegos de liga al frente del equipo, emulando con ello al legendario Sir Matt Busby.

Gracias a los sorprendentes números de sus primeras semanas al frente del equipo, los aficionados de los Red Devils ya lo piden como técnico titular para la próxima campaña. Actualmente, Solskjær se encuentra aún bajo contrato con el Molde -equipo de la primera división noruega- sin embargo ya insinuó que le gustaría quedarse.

“Por supuesto que no, no quiero irme. Es un gran grupo de jugadores”, admitió tras la victoria ante el Newcastle este miércoles.

2. Cambio táctico

Uno de los cambios más drásticos que se observaron ante la llegada del nuevo estratega fue una variación en el parado táctico del equipo.

Mientras que con Mourinho se utilizaba un esquema 4-3-2-1, Solskjær ha utilizado un 4-2-3-1, dándole mayor libertad a Paul Pogba y a los volantes (Martial y Lingard).

Dentro de este cambio en el parado, el joven Marcus Rashford fue el jugador -además de Pogba- que más cambió de posición. Pues de jugar por las bandas con el anterior técnico, pasó a ser el eje de ataque, aportando con ello una movilidad que ha resultado ser bastante efectiva.

“Definitivamente va a ser de los mejores número ‘9’, pero tenemos a Lukaku, así que algunas veces jugará en la derecha, a veces en la izquierda, a veces por la mitad”, opinó al respecto Solskjær.

Además del parado táctico, la idea de juego también experimentó un cambio, ya que se pasó de primordiar la recuperación del balón y el contragolpe a apostar por la posesión del balón, aspecto que caracterizaba al Manchester United de Sir Alex Ferguson.

Con Solskjær en el banquillo, los Red Devils están promediando un 70% de posesión del balón, mientras que con Mourinho la media era de 52%.

La influencia de Ferguson no es de sorprender, pues Ole ha admitido estar en contacto con el ex estratega escocés. “Estuve con él [Ferguson] durante quince años. Me influenció mucho”, destacó.

3. Paul Pogba

Con Mou parecía que el futuro de Pogba estaba lejos de Old Trafford, ya que el técnico luso le quitó el gafete de capitán -que él mismo le había entregado a inicios de temporada- e incluso lo relegó al banquillo de suplentes durante los últimos encuentros que dirigió.

Con la llegada de Solskjær, Paul parece haber recordado su futbol, ese que ayudó a Francia a coronarse campeón del mundo en el pasado verano.

Gran parte de este despertar futbolístico recae en el cambio de posición. Con Mourinho el volante francés jugaba como doble ‘5’, acompañando a Matic o Herrera. Mientras que con el técnico noruego pasó a jugar de ’10’, por delante de los dos volantes de recuperación y detrás del delantero.

Un total de cuatro goles y dos asistencias en cuatro partidos han hecho que Pogba haya sido elegido como el Jugador del Mes de diciembre en Manchester United.

4. Calendario

Si bien las cuatro victorias han sido un verdadero tanque de oxígeno para los Diablos Rojos, hay que decir que estas han llegado ante conjuntos de la parte baja de la Premier: Cardiff (17), Huddersfield (20), Bournemouth (12) y Newcastle (15).

“Hemos jugado contra equipos en la parte inferior de la tabla, pero es necesario ganar esos juegos”, admitió Solskjær.

La buena noticia para los aficionados del United es que el calendario seguirá siendo ‘accesible’ para las próximas fechas, pues salvo la visita a Tottenham (fecha 22), los siguientes rivales parecen ‘a modo’: Brighton (lugar 13), Burnley (16) y Leicester (7).