Desde el sorteo hemos pasado por varios humores con respecto a esta eliminatoria, primero nos frotamos las manos al ver al mejor equipo de aquel momento chocar contra el Campeón de Inglaterra, luego el Chelsea cayó en un bache y ya muchos auguraban una eliminatoria cargada del lado culé, pero hoy en día, a un rato de que inicie el juego, la balanza está más equilibrada, ya que ni el Barcelona está arrasando como a finales de 2017, y tal parece que los de Antonio Conte pasaron el trago amargo.

A pesar de ello, el cuadro catalán sigue siendo el favorito para llevarse la serie, por lo tanto, veamos qué debe hacer el conjunto inglés (la presa) para salir vivo y dejar en el camino a uno de los candidatos al título.

Defensa resistente

Empecemos por lo básico, una casa limpia se consigue barriendo de adentro hacia afuera, al igual que un equipo de fútbol, y vaya que le ha entrado tierra a Stamford Bridge esta campaña, porque si de algo ha padecido este conjunto es de no poder parar una primera línea sólida. Por lo mismo, esta debe ser la principal preocupación de Conte, ya que aparte de que no han lucido tan bien a la defensa, sus centrales Rudiger y Christensen son jugadores sin tanta experiencia que serán lanzados al fuego ante una de las mejores ofensivas del mundo, por lo mismo tendrán que dar los dos mejores juegos de su vida, sacando ventaja de su corpulencia física incomodando a Messi, y sacando de quicio a Suárez -cosa que no es difícil- además de poner mucho cuidado en no generar faltas innecesarias. En este aspecto creo que serviría la experiencia de Cahill y que esa línea de tres cierre filas con la media.

Hablando de labores de sacrificio, no quiero dejar de hablar de N’Golo Kante, hombre que se ha quedado solo en el trivote de mediocampo tras las bajas de Bakayoko y David Luiz, quienes le habían auxiliado en ese sector, por lo mismo, en él recaerán las esperanzas de controlar al mediocampo rival y hacer daño si llega a robar algún esférico y agarren mal parados a los culés; al final, esa es la manera en que Chelsea puede puntuar.

Ataque práctico

Conte dice que el Barcelona tiene debilidades si le quitas la pelota, pero eso no se lo cree nadie, si bien el equipo de Valverde ya no es ese club que salía a hacer monólogos con la pelota y necesitaba porterías en las líneas de banda, sigue teniendo una maquinaria que domina la posesión de la pelota, y línea por línea no le puede competir el cuadro británico. Por el contrario, el técnico italiano debe estar centrando sus esfuerzos -como ya mencioné- en que los de en medio, Kanté y por ahí Fabregas en un descuido, roben un balón y desdoblen para aprovechar el buen momento que vive Eden Hazard a la ofensiva así como las incorporaciones por las bandas de Marcos Alonso o Victor Moses, las alas azules de este conjunto.

Lo anterior me lleva a otra parte del campo, la última zona, donde sigue la duda entre Morata y Giroud. Por un lado está el español que se viene recuperando de una lesión y ha quedado a deber, por el otro el recién llegado francés que aterrizó con el pie derecho, pero el Hull City no es ni el cordón de los botines del zapato de Suárez, así que no hay comparación. En lo personal, pienso que la mejor opción es Morata, si la idea es aguantar e intentar dar latigazos, y guardar la carta de Giroud por si se empieza a quemar la casa y necesita un delantero más clavado.

Salir a jugarse la temporada

Ok, es fácil decirlo, generar solidez defensiva y ataque vertical, el problema es llevarlo a la práctica contra un rival OP como el Barcelona. Pero también me pongo a pensar, no se les está pidiendo algo que no sepan, así salieron campeones de la Premier y muchos de los jugadores que levantaron el título siguen y hasta llegan con mayor madurez. Por lo mismo, Conte tendrá que encontrar el punto exacto para poner a sus jugadores en el estado mental correcto a sabiendas de que la liga está perdida y se juegan todo por la Champions.

El Chelsea tiene las armas para hacerle daño a un Barça que por momentos se duerme en los partidos, así que habrá que sacarle filo a esas lanzas y hacer daño en el momento indicado. A final de cuentas, parece que los Blues son la bestia negra reciente de los culés, los números lo dicen.

P.D. Querida UEFA, ya deja que los jugadores jueguen en la cancha, no más polémica arbitral, que pasen los que de verdad se lo hayan ganado.